lunes, 26 de septiembre de 2016

PORFIRIO VÁSQUEZ, “EL GRAN SEÑOR”, EN EL 45 ANIVERSARIO DE SU PARTIDA - POR ARMANDO ALVARADO BALAREZO (NALO)


RECUERDOS:
 
AUCALLAMA, CUNA DE PORFIRIO VÁSQUEZ, “EL GRAN SEÑOR” 
.
.
Por Armando Alvarado Balarezo (Nalo)
.
Desde mis primeros pasos, tanto mamá como papá, nutrieron mi alma telúrica con frases célebres de reconocidos pensadores del orbe, también con mitos, fábulas, cuentos y leyendas populares; y cuando cumplí 15 años me regalaron un hermoso libro de proverbios, que hasta ahora lo conservo como un legado maravilloso. 
 
Emigré de Chiquián al culminar la Secundaria en el colegio nacional Coronel Bolognesi, fijando residencia en Lima (fines de diciembre de 1967).

Corría el verano de 1968 en el balneario de Ancón, cuando el proverbio africano contenido en dicho libro: Hasta que los leones tengan sus propios historiadores, las historias de caza glorificarán al cazador”, me hizo voltear la mirada hacia la historia escrita de mi pueblo, que era muy escasa. Desde aquel entonces, además de hilachas y relatos, vengo escribiendo semblanzas de personajes populares, en su mayoría del entorno chiquiano, que suman a la fecha varios textos. Grata experiencia que a estas alturas de mi existencia me hace sentir dichoso.

Hace un año, recordando dicho proverbio, hice llegar a todos ustedes con mi amigo de ruta, el escritor, educador y pintor Luis Albitres Mendo, el artículo “EL ACUERDO DE AUCALLAMA”. 
.
Hacer clic para visionar el breve artículo: .  
 
. .
Hoy, a través de una breve reseña histórica y un poema de mi autoría, tributo mi homenaje a don PORFIRIO VÁSQUEZ APARICIO, peruano de origen africano, en el 110 aniversario de de su natalicio, y al distrito de AUCALLAMA por su 72 aniversario de creación política.

AUCALLAMA es un nombre quechua que seduce la mirada, remece el espíritu y atrapa el corazón. Tierra de cantores de jarana, del zapateo con cepillado, de la marinera costeña y del socabón con ”b” larga. Pueblo campesino con una asombrosa historia milenaria, contemporáneo a su vecina Caral. En su suelo está el centro ceremonial LAS SHICRAS, Patrimonio Cultural de la Nación, desde el 2007. La hermosa laguna Santa Rosa, los baños medicinales de Boza y su generosa gastronomía, son tres de una serie de atractivos que muestra su carta de presentación turística. Además cuenta con una  historia fascinante para cualquier ser humano con sed de conocimiento. Acá, en los albores del siglo XX, florecieron las danzas del moro y los cristianos, y de los negritos, tal como muestra la biografía de don Erasmo Muñoz, yanacón del valle de Chancay, escrita por los reconocidos antropólogos José Matos Mar y Jorge Carbajal (1974 – Instituto de Estudios Peruanos). De otro lado, varias fuentes de información concuerdan que Francisco Pizarro se enamoró de este ubérrimo valle, cercano a Lima, y tomó posesión, lástima que él ni quienes lo sucedieron después, tuvieron la capacidad de administrarla bien, amén de las malas medidas dictadas por los representantes de la corona española, las plagas, y el exterminio de personas iniciada por Pizarro, dejándolo en ruinas y sin habitantes. A falta de brazos para las tareas agrícolas y ganaderas, a partir de 1740 los hacendados cubren esta necesidad mediante la compra de esclavos (negros), volviendo a florecer el valle. El distrito huaralino de AUCALLAMA, por su privilegiada ubicación geográfica a una hora de Lima, su clima benigno, su vasta cantera cultural y el encanto de su gente, es candidato de peso para constituirse en la sede de grandes eventos internacionales en el futuro cercano. 
.
.
DON PORFIRIO, hijo de los esposos José Santos Vásquez y Floriana Aparicio de Vásquez, nació el martes 4 de noviembre de 1902 en Aucallama, y fue aquí, luego en Lima (Breña y Jesús María), que bebió de la sabiduría de su hermano Carlos, gran decimista del Norte Chico, y del pisqueño Hijinio Matías Quintana (imbatible en el contrapunto, llamado “Pozo de la ciencia”, “As de los cantores” y “Maestro de maestros de la décima nacional”), convirtiéndose don Porfirio en uno de los decimistas peruanos de mayor popularidad. Con los años, siguiendo el ejemplo de sus maestros, heredó su arte poético a nuestro recordado cultor nacional Nicomedes Santa Cruz Gamarra, quién, con Abelardo (Abe), hijo de don Porfirio, ubicaron a la DÉCIMA PERUANA en la cúspide del aplauso mundial. Su arte de pletórica arquitectura, pronto se convirtió en leyenda en las tertulias del cafetín “Choy” de Breña, en cuyas paredes resuenan “las décimas de la rebelde y  orgullosa negritud”, como señala don Nicomedes en una de sus obras, y rinde homenaje a su maestro, así:
.
 Criollo, no: ¡Criollazo!
Canta en el tono que rasques.
Le llaman “El Amigazo",
su nombre: PORFIRIO VÁSQUEZ.

Escúcheme, por favor,
escúcheme aunque no quiera:
cómo canta marinera,
yo lo creo un trovador.
Soy su fiel admirador,
lo oí y le di un abrazo;
donde él fui pasito a paso
por sentir su melodía.
Le digo, desde ese día
¡criollo, no: ¡Criollazo...!

Es el adjetivo justo
que merece un decimista,
zapateador, jaranista,
compositor de buen gusto.
Perdóname si te asusto
pero por Dios, no me atasques,
que aunque la lengua me masques
repetiré que es tan ducho
que sin esforzarse mucho
canta en el tono que rasques.

Riqueza debía tener
mas Dios le dará otro premio,
pues por su alma de bohemio
como si fuera un deber,
gozó más con proteger
al que le tendió su brazo.
Hoy comentan este caso
los que de él han recibido,
y en un gesto agradecido
le llaman “El Amigazo”.

Cuando le llegue el momento...
—y esto no es un mal presagio—,
como póstumo sufragio
le haremos un monumento.
Ruego al que grabe el cemento
que con buen cincel recalque
y en un ángulo le marque,
donde la piedra resista,
para que por siempre exista
su nombre: ¡PORFIRIO VÁSQUEZ!


Porfirio Vásquez Aparicio y Nicomedes Santa Cruz Gamarra
 .
Las décimas de don Porfirio no tienen parangón en picardía, como esta, por ejemplo:

QUIÉN DICE QUE NO SE GOZA

Quién dice que no se goza
con gusto lo que es ajeno;
sabiendo sobrellevarse
se goza mejor que el dueño.
(Folklore)

1
Cuando yo era libertino
y me gustaba la farra,
gozaba con mi guitarra,
diario me iba a los bautismo.
Linda mujere tuvismo
yo y un amigo Sosa;
era regular de hermosa,
le gustaba marinera,
ahí le canté la primera:
“Quién dice que no se goza!

2
Fue una mujer casada
la que a querer me enseñó:
a su casa me llevó
cuando el marido no estaba.
Yo jamás me imaginaba
que este ser tenia dueño;
ella es mejor que lo bueno
según me estoy convenciendo,.
pero yo sigo comiendo
con gusto lo que es ajeno.

3
A mí me habían contado
que la zamba es una bala,
con el marido muy mala;
a mí no me da cuidado.
Por ahí me han explicado
 que ella quiere que yo la arce,*
porque si no va a la cárce**
y no podemos gozar.
Bien podremos continuar,
" sabiendo sobrellevarse.

4
Cuando el marido supo
a fondo que ella era mía,
el corazón le dolía
y me buscaba entre grupo:
“¡Si lo encuentro lo machuco,
lo paso con mi barreno,
¿no sabe que esto es ajeno?. . .”
―esto me contó un amigo.
Estando junto conmigo
gozarás mejor que el dueño.

  * Arce: alce.  ** Cárcel. Fuente: Original de Porfirio Vásquez Aparicio (aparecida en 1949).

Hurgando en su propia entraña de músico, maestro, bailarín y compositor, y siguiendo las huellas de su hermano Juan, a fines de la cuarta década del siglo XX, don Porfirio trazó el nuevo rumbo del FESTEJO cantado por sus ancestros, acoplándolo en un baile definido, con la fusión de pasos de danzas africanas y peruanas acordes a su naturaleza, dispersas en el territorio nacional. Bailes, melodías y canciones contribuyeron a darle mejor textura a dicha fusión, entre estas: Agua de Nieve, el Alcatraz, el zapateo, la marinera, valses, polkas, panalivios, el Son de los Diablos, La Resbalosa, pregones, jugosas décimas, etc., forja que halló acogida en Lima Metropolitana y el Callao, Cañete, Chincha e Ica, principalmente (toda la costa central). Después de la muerte de don Porfirio, sus hijos, liderados por Abelardo, imprimieron en su homenaje, el lema: “Para los conocedores, Señores, somos los Vásquez. Y aquí, como en todas partes, somos los Vásquez, Señores”, al son de las guitarras y del cajón; congas, cajitas y tablitas por doquier; con quijada y campana; palmas, cintura y pies, a puro pecho y todo pulmón.

Pero no solamente don Porfirio fue un virtuoso en dichas expresiones culturales, además abrazó el arte de narrar cuentos y leyendas chancayanas. Del mismo modo se desempeñó como maestro en la primera academia folklórica fundada en Lima, con esa abnegada vocación de servicio a la causa nacional, siempre aportando rayos de luz a la cultura afroperuana, gracias a su inventiva y talento inspirador, de genial espontaneidad. Pocos innovadores se mantienen vigentes como él, y continúa inmune a la acción corrosiva del tiempo, pues la vitalidad de su obra es árbol vigoroso, gracias a la savia dulce, fruto de la alianza de dos razas fuertes, en cuyas ramas siguen, y seguirán floreciendo hojas nuevas para orgullo del Perú y de su estirpe africana.

DON PORFIRIO, patriarca del folklore afroperuano, EL AMIGAZO o DON PORFI, como lo llamaban y recuerdan con cariño, acudió al abrigo de la Madre Tierra el domingo 26 de setiembre de 1971 en Lima. Desde aquel entonces, cada viernes por la noche, la jarana es en el cielo, con garganta, guitarra y cajón, lo acompañan sus amados hijos: Abe, Vicente y Pipo, junto al amor de sus amores, doña Susana Díaz Molina de Vásquez.

PORFIRIO VÁSQUEZ APARICIO

Por Armando Alvarado Balarezo (Nalo)

Nombre hecho memoria
de blanco y rojo vestido,
en Aucallama y el mundo vibra
con picardía, garbo y salero.

Grito afroperuano señero,
“DÉCIMAS” en éxtasis de gloria
eternizan los rasgos de su sangre
con la cuerda de su inspiración.

Y llegó, lo que tenía que llegar:
renació entre guitarras y cajón
“EL FESTEJO” sin parangón,
fusión del “Son del Diablo”
con la “Resbalosa” pasión.

Así florece la leyenda,
en la voz de Eva Ayllón
“Lo hizo Porfirio Vásquez,
ese gran señor;
lo hizo con mucho arte
y ahora lo canto yo,
 lo canto yo...

La Vergne, sábado 24 de noviembre de 2012 (Aucallama - AEPA-Filial Lima 2012)
.

WET - COMO QUIEN PIERDE UNA ESTRELLA

WET - EL VIENTO DEL OTOÑO ES ASÍ

WET - NO PUEDO ARRANCARTE DE MÍ

WET - BUENOS DÍAS TRISTEZA

WET - DÓNDE ESTARÁ MIPRIMAVERA

WET - LUNA DE MIEL

WET - APAGA LA UZ

WET - DONDE ESTÉS

WET - ADAMO

WET - QUIERO APRENDER DE MEMORIA

NIEVES ALVARADO

RITMO ANDINO DE HUASTA

Oswaldo Pardo Loarte

La casa vieja - Nieves Alvarado

Hualín Aldave Palacios

ORQUESTA RITMO ANDINO DE HUASTA

NIÑA - DUO ANTOLOGÍA

ANANAU - ALBORADA

BANDA DE MANGAS

CHIQUIÁN - BELLEZA INCOMPARABLE

LUIS PARDO, EN LA VOZ DE CARLOS ORO

Chiquián - Marco Calderón Ríos

BANDA DE LLIPA

SECRETO AMOR